Inicio » Rituales » Rituales aztecas: Sacrificios de sangre

Rituales aztecas: Sacrificios de sangre

Rituales aztecas. A pesar de todos los grandes logros del imperio azteca, las personas a menudo recuerdan a esta civilización por sus numerosos rituales y sacrificios. Hoy aprenderemos un poco acerca de los rituales aztecas, cómo eran y por qué se realizaban.

Rituales aztecas

La antigua religión azteca se basó principalmente en torno a complacer a sus dioses y a obtener recompensas a cambio de estos rituales. El pueblo azteca creía que con el fin de mantener el buen funcionamiento del universo, necesitaban ofrecer sangre humana a los dioses. Ellos creían que el sol no se levantaría cada día sin la ofrenda de sangre. La principal forma en la que hacían esto era a través de un antiguo ritual de sacrificio humano, donde un individuo era llevado a la cima de un templo y puesto de espaldas sobre una piedra por cuatro sacerdotes. Un quinto sacerdote luego tomaba un cuchillo ceremonial, de piedra de pedernal y abría el abdomen del sujeto, a través de su diafragma expuesto. El sacerdote entonces tomaba el corazón y lo removía del cuerpo, aún latiendo, para colocarlo en un recipiente en manos de una estatua del dios honrado. El cuerpo entonces sería arrojado por las escaleras del templo, aterrizando en la base de la pirámide. Mientras este ritual se llevaba a cabo, la audiencia de la ceremonia debía perforarse y sangrar ellos mismos como un medio de auto-sacrificio, de este modo se lograba una mayor adoración a los dioses en cuestión.

Los aztecas fueron una de las primeras civilizaciones en organizar este tipo de rituales de sangre, es por esto que su sentido de la vida es visto como un sistema de creencias bastante primitivo y extremo.

Rituales aztecas

Rituales aztecas

Otro aspecto importante de los rituales aztecas era la personificación de las deidades. Sacerdotes o individuos por lo demás especialmente elegidos eran vestidos para representar una deidad específica. Una persona con el cargo de honor se hacía pasar por un dios, se llamaba ixiptlatli y era considerado como una representación física del dios hasta el final inevitable cuando la versión humana del dios debía ser exterminada como último sacrificio de las festividades.

Lee también: Rituales mayas

Otros sacrificios en los rituales aztecas

Aunque el sacrificio humano es el más recordado hoy en día, en realidad había muchos tipos de sacrificios entre los rituales aztecas. La gente creía que tenían una deuda de sangre con los dioses. Querían evitar el desastre mediante el pago de la deuda sin fin. La sangre era un tema común, era el sacrificio que los dioses requerían.

Por lo tanto, los animales eran sacrificados, así como los seres humanos. Además, había todo tipo de rituales de derramamiento de sangre, donde la gente se cortaba a sí misma para ofrecer su sangre a los dioses.

El sacrificio humano fue practicado hasta cierto punto por muchos pueblos de Mesoamérica (y para el caso, en todo el mundo) durante muchos siglos. Pero fue el imperio azteca que realmente llevó el ritual a nuevas alturas. ¿Cuántas personas fueron sacrificadas por los aztecas? No sabemos cuántos fueron sacrificados en los últimos años – es posible que algunas cuentas sean exageradas – pero eran probablemente miles de personas cada año – decenas de miles o aún más. Los aztecas tenían 18 meses en un ciclo, y por cada uno de los 18 meses había un ritual de sacrificio. Algunas estimaciones afirman que 20.000 personas al año eran sacrificadas en estos rituales aztecas.

Los cuerpos se eliminaban de diversas maneras, algunas veces se daban de comer a los animales, otras veces se ponían en exhibición (las cabezas). Hay algunas historias de canibalismo, pero es incierto si esto se practicaba de forma regular.

Rituales aztecas

Rituales aztecas

Había otras maneras en que los humanos eran sacrificados – tiro con flechas, ahogados, quemados, o mutilados. Las muertes durante una pelea (como los gladiadores romanos) también era común.

Tanto las personas propias del imperio como sus enemigos eran sacrificadas. Los guerreros eran a menudo involucrados en una guerra ritual especial llamada xochiyaoyotl (o flor de la guerra). El objeto no era ganar territorio o matar al enemigo, sino capturarlos como alimento para los dioses. Se requieren ambos lados de la batalla para luchar, y por lo general los guerreros estaban dispuestos a participar. Las personas eran capturadas pero no se las mataba inmediatamente, sino que se las sacrificaba más tarde.

Lee también: Rituales para la abundancia

Aquí concluye este artículo sobre rituales aztecas. Comparte con tus contactos si te ha gustado. Sigue navegando esta web para descubrir más rituales de todo tipo.