Inicio » Rituales » Oración de Exorcismo en Latín y Ritual Romano de 1614

Oración de Exorcismo en Latín y Ritual Romano de 1614

El método de exorcismo más útil contra los demonios es recitar un conjuro largo y detallado, que está cargado de energía que no proviene de la mente, sino de la gloria de los dioses. Este tipo de oraciones de exorcismo fuertes son usadas a menudo por religiones como el cristianismo, pues no es necesario poseer dones mágicos para poder usar la energía que proviene de los dioses. Lee también Cómo Hacer un Exorcismo.

Este método es efectivo por dos razones:

  • Primero, usa una fuerza tan pura que cuando el demonio abandone el cuerpo de la víctima, estará tan inmerso en esta energía que será aniquilado.
  • En segundo lugar, no es necesario adaptar el hechizo de acuerdo con la identidad o la fuerza del espíritu maligno, ya que el poder de los dioses excede el poder del demonio.

Aquí hay una oración de exorcismo que se hizo particularmente poderosa después de haber sido usada en diferentes variaciones durante siglos contra muchos demonios. Está en latín y es la raíz de los ritos paganos de exorcismo utilizados por los cristianos en todo el mundo.

Ritual de Exorcismo en Latín

Ritual de Exorcismo en Latín

Ritual Romano De Exorcismo En Latin

“Regna terrae, cantata Deo, psallite Cernunnos,

Regna terrae, cantata Dea psallite Aradia.

caeli Deus, Deus terrae,

Humiliter majestati gloriae tuae supplicamus

Ut ab omni infernalium spirituum potestate,

Laqueo, and deceptione nequitia,

Omnis fallaciae, libera nos, dominates.

Exorcizamus you omnis immundus spiritus

Omnis satanica potestas, omnis incursio,

Infernalis adversarii, omnis legio,

Omnis and congregatio secta diabolica.

Ab insidiis diaboli, libera nos, dominates,

Ut coven tuam secura tibi libertate servire facias,

Te rogamus, audi nos!

Ut inimicos sanctae circulae humiliare digneris,

Te rogamus, audi nos!

Terribilis Deus Sanctuario suo,

Cernunnos ipse truderit virtutem plebi Suae,

Aradia ipse fortitudinem plebi Suae.

Benedictus Deus, Gloria Patri,

Benedictus Dea, Matri gloria!”

Sobre esta Oración de Exorcismo

La desventaja más evidente de este método de exorcismo es la longitud de la oración; Esta no es una fórmula corta que es fácil de aprender de memoria. A pesar de que cada palabra debilitará y enfurecerá al demonio poco a poco, el exorcismo no terminará hasta que se haya llegado al final del ritual.

El demonio reconocerá inmediatamente este conjuro desde las primeras palabras, y hará todo lo que esté a su alcance con el fin de silenciar a la persona que recita la fórmula. Así que si deseas utilizar este método de exorcismo, debes conocer el encantamiento de memoria, y tener una fuerte determinación para evitar ser interrumpido antes de pronunciar la última palabra.

Descubre también estos Hechizos de destierro efectivos

¿Son las Oraciones en Latín Más Poderosas que en Español?

El idioma latín era la lengua vulgar de Roma, utilizado tanto por académicos, oradores, plebeyos, prostitutas y demonios. La Iglesia Romana quería usar el lenguaje común, vulgar, haciendo de este el lenguaje sagrado de la Iglesia, es decir, el idioma al que se traduce la Biblia hebrea, luego llamada la Vulgata (de vulgar o común), y en el que la liturgia sería celebrada, incluyendo sacramentales como los exorcismos.

Ritual romano 1614

Ritual romano 1614

Los textos son importantes en la medida que se utilizan para comunicar. Diferentes textos comunican de manera diferente. Uno quiere expresar lo que la Iglesia quería expresar, especialmente con algo tan sensible como un exorcismo. Esta sería la principal ventaja de usar el Latín.

El lenguaje en sí mismo como un lenguaje no tiene nada que ofrecer más que eso. “¿Es el Latín más poderoso para hacer un exorcismo?” Es una pregunta que se plantea con frecuencia. En realidad no, no es más poderoso. No hay que utilizarlo supersticiosamente. No importa quién seas o qué experiencia tengas, el diablo conoce todos los idiomas mejor que nosotros. Si lo usas por orgullo propio, no hará ningún efecto. La humildad en todas las cosas.

Incluso si se va a utilizar una excelente traducción al español del Ritual de exorcismo de 1614, no es siempre una buena idea, dependiendo de las circunstancias de los presentes. No todos aquellos que colaboren podría tener un estómago lo suficientemente fuerte para soportar hasta horas de este tipo de textos que recitados en español, pues son drásticamente evocadores.

Hay partes del ritual para las que quizás es mejor utilizar una traducción, incluso si se recita el resto en Latín. Por ejemplo, la letanía de los Santos.

Sin embargo, por razones obvias, es bueno hacer las preguntas y dar las órdenes a Satanás en Latín o en un lenguaje que se está seguro de que la persona poseída no entiende.

Ritual de Exorcismo Romano de 1614

Este es un resumen del servicio de sacerdote que contiene el único rito de exorcismo formal sancionado por la Iglesia Católica Romana. Fue escrito por primera vez en 1614 bajo el Papa Pablo V, y se mantuvo intacto hasta 1952 cuando se incluyeron dos revisiones menores en el lenguaje del ritual.

Historia del Rito Romano de 1614

Cuando se publicó por primera vez en el siglo XVII, el ritual advertía a los sacerdotes que no exorcizaran a personas que no estaban bajo una verdadera posesión. Y, con el avance cada vez mayor de la ciencia médica que definió más hábilmente lo que es una verdadera posesión, tanto demoníaca como espiritual. Algunas de las antiguas interferencias demoníacas ahora se diagnostican como histeria, personalidad múltiple, esquizofrenia, paranoia, mal funcionamiento sexual y otras neurosis provocadas por terrores y obsesiones infantiles.

Las revisiones de 1952 cambiaron la redacción de los síntomas de la posesión ‘son signos de la presencia de un demonio’ ​​a ‘podrían ser’. Los distintos estados de posesión, originalmente descritos como “aquellos que sufren de melancolía o cualquier otra enfermedad” se convirtieron en “aquellos que sufren de enfermedades, particularmente enfermedades mentales”.

Estos cambios reflejan el pensamiento de muchos cristianos modernos y devotos que ya no creen en la posesión demoníaca. Si tal cambio de pensamiento se refleja actualmente, entonces es difícil saber cuántos cientos o miles de personas con enfermedades mentales han sido sometidas innecesariamente al ritual del exorcismo.

Aún muchos creen en la posesión demoníaca y enumeran signos y síntomas que pueden mostrar su presencia. Si la persona, dicen, exhibe capacidades paranormales, muestra una fuerza sobrehumana y, sobre todo, conocimiento manifiesto de idiomas previamente desconocidos, entonces puede ser un candidato para el exorcismo demoníaco. La iglesia puede considerar que la persona está poseída cuando las señales anteriores están acompañadas de extremas revulsiones causadas por textos y objetos sagrados. Entonces el exorcista, con el permiso de un obispo, realiza el antiguo ritual.

Procedimiento del Ritual Romano

El exorcismo no es un sacramento de la Iglesia, sino un rito. El Ritual, aunque es una guía, no le da al exorcista un procedimiento definido para realizarlo. Él puede variarlo según su propio criterio. Después de estar tan seguro como sea humanamente posible de que la víctima esté realmente poseída, procede con el ritual.

Ritual romano de exorcismo

Ritual romano de exorcismo

El exorcista rara vez trabaja solo. Generalmente es asistido por al menos otras tres personas. El primero es generalmente un sacerdote más joven que está siendo entrenado en la realización de exorcismos. Su deber principal es mantener la continuidad del exorcismo, y puede hacerse cargo si el exorcista muere.

La segunda persona es generalmente un médico. Él ayuda al exorcista con la víctima. El exorcista debe continuar interrogando a la víctima mientras intenta descubrir el nombre y la naturaleza del demonio o espíritu que está dentro. Bajo ninguna circunstancia es el exorcista para dar a la víctima ningún medicamento. Si esto es requerido, este es el deber del médico.

La tercera persona generalmente es físicamente fuerte y un miembro de la familia de la víctima. Si la víctima es una mujer, esta tercera persona debe ser una mujer para evitar el escándalo.

Antes de realizar el exorcismo, el sacerdote debe hacer una buena confesión y ser absuelto de todos los pecados que el demonio pueda tratar de usar contra él durante el ritual. Luego de ponerse la sobrepelliz y una estola violeta (vestido obligatorio para los sacerdotes exorcistas) comienza el rito. Durante el exorcismo se deben decir ciertas oraciones prescritas, como las Letanías de los Santos, el Pater Noster (el Padrenuestro) y el Salmo 54. Estas recitaciones se dicen frente a la víctima. El sacerdote puede recitarlas en su lengua materna, pero como hemos discutido, ciertas recitaciones que se dicen en latín parecen ser más efectivas.

Cada recitación va acompañada de más oraciones, como el Ave María, Gloria Patri (Gloria al Padre), Anima Christi (Cuerpo de Cristo) y Salve Ragina (Sálvanos, María misericordiosa). A lo largo de estas recitaciones, se hace la señal de la cruz, se leen las escrituras y se le pueden dar las manos a la víctima.

El exorcista llama al demonio o al espíritu para darse a conocer y sucumbir a Jesucristo y partir del cuerpo de la víctima dejando a la persona en paz. Cuando el espíritu lo hace, el sacerdote ora para que Cristo ayude y proteja a la persona. Si el espíritu no se va de la víctima, entonces el ritual se repite nuevamente hasta que el demonio se vaya. El Ritual Romano de 1614 también ofrece instrucciones a los sacerdotes para el exorcismo de hogares y otros lugares que pueden estar infestados por demonios y espíritus.

Lee también: Limpieza de malas energías del cuerpo y la casa