Inicio » Magia blanca » Hechicería en la Biblia: El uso de Magia y Brujería en el Antiguo Testamento

Hechicería en la Biblia: El uso de Magia y Brujería en el Antiguo Testamento

Hay una serie de casos en las Escrituras Hebreas (Antiguo Testamento) donde respetados líderes bíblicos se veían involucrados con varias formas de Magia, hechicería, adivinación y actividades ocultistas como parte normal de sus actividades diarias – al parecer sin ningún tipo de condenas de Dios. Si estás interesado en practicar Magia Blanca o hechicería, pero no sabes si tu religión lo permite, lee: ¿Pueden los cristianos practicar la hechicería?. Si estás interesado en conocer algunos casos de brujería en la Biblia, sigue leyendo:

Hechicería en la Biblia: El uso de Magia y Brujería en el Antiguo Testamento

Hechicería en la Biblia

Hechicería en la Biblia

En Génesis 44:5, el padre del hogar de José se refiere a una taza de plata “¿No es esta la copa en que bebe mi señor, y que de hecho usa para adivinar? Más tarde, José acusa a sus hermanos del robo de la copa, diciendo “que un hombre como yo sabe adivinar [la identidad de los ladrones]”. Estos pasajes muestran que José se dedicaba a la adivinación. Este es un antiguo método ocultista de adivinación en la que una taza u otro recipiente se llena con agua y se observa. Esta técnica de predicción del futuro fue utilizada por Nostradamus y todavía se utiliza hoy en día. Este es sólo uno de los tantos casos de aparición de hechicería en la Biblia, veamos otros:

En el Libro de los Números 5:12-31 se describe un ritual de magia negra que el sacerdote haría sobre una mujer si su marido sospechaba que había cometido adulterio. El versículo 17 dice: “…Y el sacerdote tomará agua santa en una vasija de barro; y tomará del polvo que está sobre el piso del tabernáculo, y lo pondrá en el agua.” Ella y su marido irían, con una ofrenda de harina de cebada, al tabernáculo. El cura entonces haría una bebida mágica que consiste en agua bendita y polvo del piso del tabernáculo. Haría a la mujer beber el agua mientras recitaba una maldición sobre ella. La maldición consistía en afirmar que su abdomen se hincharía y su muslos se podrirían si ella había cometido adulterio. De lo contrario, la maldición no tendría ningún efecto. Si estuviera embarazada en este momento, la maldición sin duda iba a inducir un aborto. Sin embargo, nadie parece haber estado preocupado por el destino de cualquier embrión o feto que estuviese presente. No existía entonces ningún conjuro mágico similar que una mujer podría usar sobre su marido en caso de que ella sospechara de adulterio.

El Urim y Tumim eran dos objetos que se mencionan en Números 27:21 y 1 Samuel 28:6 de las Escrituras Hebreas. Aparentemente eran dispositivos (quizá en forma de piedras planas) que el sumo sacerdote consultaba para determinar la voluntad de Dios. Podrían haber servido algo así como un par de dados.

Eliseo estaba en su camino a Betel. Algunos pequeños muchachos salieron de la ciudad y se burlaron de él debido a su falta de pelo; lo llamaron “calvo”. En una demostración violenta del poder de la brujería en la Biblia, Eliseo maldijo a los niños en nombre de Dios. Dos osos, al parecer enviados por Dios, salieron del bosque y despedazaron a 42 de los niños. La implicación es que los niños murieron. Véase 2 Reyes 2: 23-24.

También se utilizaban unos trozos de madera o de piedra con marcas para determinar la voluntad de Dios. Eran similares a los dados. Ver: Números 26:55; Proverbios 16:33; Proverbios 18:18.

Daniel, el profeta, fue empleado durante muchos años en Babilonia como el principal ocultista del rey. Era supervisor “de los magos, astrólogos, caldeos y adivinos”. Véase Daniel 5:11.

Otras técnicas ocultistas y de Magia en la Biblia

San Pablo se dedicaba a la brujería maligna como se describe en Hechos 13:6-12. (La hechicería aquí se utiliza de la misma manera que en Éxodo 22:18: una persona pronuncia las palabras mágicas o realiza rituales mágicos con el fin de dañar o matar a otra persona). Durante su viaje a Chipre, San Pablo se reunió con Barjesús, que era un asistente del procónsul romano Sergio Paulo. Él tuvo un conflicto con Barjesús, y le dijo:

“Eres un hijo del diablo, enemigo de toda justicia! Estás lleno de todo tipo de engaños y trampas. ¿Nunca dejarás de torcer los caminos rectos del Señor? Ahora la mano del Señor está contra ti. Serás ciego, y por un tiempo no serás capaz de ver la luz del sol.” (NVI)

Barjesús oyó la maldición e inmediatamente fue cegado.

 Hechicería en la Biblia

San Pedro: Hechicería en la Biblia

San Pedro también se dedicaba a la brujería negra, y tal como se describe en Hechos 5:9 encontramos otro ejemplo de hechicería en la Biblia. Después de que él determinó que Safira le había mentido, la maldijo, diciendo

“¿Cómo es que os pusisteis de acuerdo para tentar al Espíritu del Señor? He aquí, los pies de los que han sepultado a tu marido están a la puerta, y te sacarán.”

Ella se desplomó y murió inmediatamente.

La condenación de lo Oculto en la Biblia

Hay muchos pasajes bíblicos que describen algunos tipos de actividad ocultista y magia prohibida por los antiguos israelitas. Estos incluyen Éxodo 22:18, Levítico 19:26-26; 19:31; 20:6; Deuteronomio 18:10-11; Isaías 08:19 y Malaquías 3:5. De estos, Deuteronomio 18 es tal vez el más importante. Se prohibió a los israelitas participar en sacrificios humanos y en ocho prácticas específicas, algunas que han sido considerados como ocultistas. La traducción del Rey Jacobo dice:

“No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o sea agorero, o hechicero, o encantador, o médium, o espiritista, ni quien consulte a los muertos.”

Varias otras traducciones de la Biblia usan los siguientes términos o frases aquí: magia negra, consulte a los muertos, encanto, consulta a los espíritus, adivino, interpretar los presagios, buscar presagios, mago, medium, brujo, adivino, espiritista, conjuros o hechizos y brujería.

Claramente, los traductores han tenido una gran cantidad de dificultades para elegir las palabras en únicas o frases cortas para que coincida con las 8 palabras hebreas originales:

  • yid’oni: Contacto con los espíritus (no de Dios).
  • sho’el ‘ov: Contacto con los muertos.
  • qosem q’samim: Predecir el futuro mediante el uso de dados o un sistema similar.
  • m’onen: Predecir el futuro mediante la interpretación de los signos en la naturaleza.
  • m’nachesh: Encantador (tal vez relacionado con Nachash, una serpiente).
  • Chover chavar: Hacer hechizos mediante nudos mágicos.
  • m’khaseph: Brujería maligna; el uso de hechizos hablados o conjuros para hacer daño a otras personas.
    doresh ‘el hametim: “Aquel que pide a los muertos”, probablemente a través de un método distinto al sho’el’ ov.

La referencia a los niños que pasan a través del fuego ha sido interpretada históricamente como el asesinato ritual del primer hijo nacido en cada familia. Se cree que las tribus de Israel participaban en esta práctica. En realidad, es probable que se refiera a un difícil desafío que los niños que debían enfrentar al alcanzar la mayoría de edad. Pasarían a través del fuego y (con suerte) saldrían sin mucho daño. En otras tradiciones, correrían entre dos fuegos. Esta frase ha hecho que muchas personas creyeran que los paganos de la antigüedad que participan en el sacrificio de niños. Este parece ser el origen de la creencia entre algunos cristianos que los paganos de hoy en día hacen lo mismo. Si bien no sabemos todo lo que hacían los antiguos paganos, podemos estar seguros de que los paganos de hoy en día no sacrifican a los niños. Esta frase (y muchas otras similares sobre brujería y hechicería en toda la Biblia), probablemente han contribuido en gran medida al miedo generalizado del público sobre el abuso ritual y rituales satánicos.

Si se interpreta el Deuteronomio 18 en términos de hoy en día, es evidente que están prohibidos los siguientes tipos de rituales o brujerías:

yid’oni: La práctica moderna de canalización en la que una persona intenta ponerse en contacto con un espíritu con el fin de adquirir conocimientos.
sho’el ‘ov: Espiritualismo, en el que un medium contacta a los muertos.
qosem q’samim: Utilizar piedras o palos para predecir el futuro por su posición (por ejemplo, el I Ching, y tal vez las runas, o las cartas del Tarot).
m’onen: Predecir el futuro mediante la búsqueda de señales en la naturaleza (por ejemplo, la predicción de la dureza de un invierno examinando el musgo en los árboles, o el grosor de la piel de los animales en su hábitat natural).
m’nachesh: Los encantadores de serpientes.
chover chavar: Hacer hechizos (presumiblemente magia negra) atando nudos.
m’khaseph: Recitar blasfemias o hechizos para dañar a otros.
doresh ‘el hametim: Cualquier otro método de contacto con los muertos.

 

Brujería en la Biblia

Brujería en la Biblia

No se mencionan otros métodos que se utilizan actualmente para predecir el futuro, como la lectura taza de té, la astrología, la lectura de la mano, las cartas del tarot, runas, etc. Por lo tanto, no es obvio si están prohibidas (como el encantamiento de serpientes) o si son aceptables a Dios (como la adivinación). Pertenecer a una Orden Masónica (o similar organización fraternal / espiritual) no está prohibido. La Wicca, que no permite a sus seguidores a participar en la magia negra o hechizos de manipulación, no está prohibida tampoco. Los rituales de magia negra, en ocasiones son realizados por satanistas como venganza a daños sufridos; que serían condenados por este pasaje.

Los pasajes bíblicos parecen aplicarse a personas que participan directamente en las diversas prácticas (por ejemplo, mediums, canalizadores, astrólogos, etc.); y no parecen referirse a personas que simplemente observan la actividad.

La palabra griega “pharmakos” que aparece en Gálatas 5:20 se refiere a los envenenadores. Fue erróneamente traducida como brujería en la versión del Rey Jacobo. Puesto que ningún pagano u ocultista de hoy en día se dedica a matar gente por envenenamiento, el verso no se refiere en modo alguno a la Wicca, ni otras religiones neopaganos u ocultistas.