Inicio » Magia blanca » Hechizos con sangre: Todo lo que debes saber sobre la magia de sangre

Hechizos con sangre: Todo lo que debes saber sobre la magia de sangre

Los hechizos con sangre son peligrosos. El hechicero o hechicera utiliza el poder que se encuentra dentro de esta sustancia física, que es la sangre. Con este poder puede dar forma real a lo que se ha formado en el interior de su mente. Imponer un cambio en el mundo requiere una gran cantidad de fuerza de voluntad y suficiente auto-disciplina para controlar las sutilezas de estos conocimientos arcanos.

Hechizos con sangre

Hechizos con sangre

Más importante aún, requiere suficiente voluntad utilizar la potencia de la propia sangre. Una bruja que quiere aprovechar la sangre como parte de sus rituales o conjuros tiene que liberarse de las creencias sociales y culturales con el fin de explorar plenamente el potencial de los hechizos con sangre.

Los hechizos con sangre pueden resultar llamativos. Pueden ser utilizados para absorber las energías vitales de otras personas, maldecirlos con enfermedades o incluso limpiarlos y curar sus enfermedades. Los hechizos con sangre también pueden ser increíblemente sutiles. Reformar el mundo para cumplir su voluntad requiere algo más que apariencias llamativas. Se necesita tiempo, esfuerzo, determinación y transformación de las formas sutiles que se encuentran en los profundo de la esencia de todas las cosas. La magia con sangre tiene la intención de crear un estado de control sobre uno mismo y el mundo que nos rodea. Para quitar cualquier cosa que le impida cumplir con lo que más desea.

Prueba este hechizo de amor con sangre de menstruación

Cómo funcionan los hechizos con sangre

Los hechizos con sangre son un tipo de magia que se ve reforzada por el uso de la sangre durante el ritual. Mediante el uso de las esencias que residen dentro de la sangre, una bruja es capaz de potenciar el efecto de conjuro, a medida que agrega más poder para el propio hechizo con su sangre. Sin ella, el hechizo no es mayor o menor que cualquier otro hechizo. Con la sangre, el hechizo se carga con una enorme cantidad de energía. Debido a esto, la bruja es capaz de utilizar su propia potencia máxima, que viene del poder que reside dentro de su sangre. Estas cosas se combinan para aumentar sin límites la potencia de cualquier hechizo. Los hechizos con sangre son difíciles pero de gran alcance, permitiendo que aquellos con la suficiente disciplina, paciencia y poder puedan lograr resultados muy potentes y poderosos.

Sobre la magia con sangre

La sangre es algo muy poderoso, la hemoglobina humana, tanto como sustancia física, que da vida, así como instrumento tangible para trabajos psíquicos y de brujería. Casi todas las religiones destacan el uso de la sangre en sus ritos (“Esta es la sangre de Cristo”, durante la eucaristía cristiana, por ejemplo), pero, por desgracia, otras comunidades paganas tienen historias terribles de sacrificios de sangre.

Rituales y magia con sangre

Rituales y magia con sangre

El principal problema con el antiguo uso de la sangre en algunos rituales de magia era que se utilizaba casi siempre en cantidades excesivas, y para conseguir estas cantidades, era inevitable tomarla de participantes involuntarios. La sangre es algo sorprendentemente poderoso, y parece que los sacerdotes paganos tempranos deben haber operado siguiendo la lógica de que “si un poco es bueno, mucho es mejor”.

Estaban equivocados. La sangre, cuando se utiliza con las palabras adecuadas, los rituales, las hierbas y en la fase correcta de la luna, sin duda añade gran potencia al procedimiento, pero si se usa la sangre de una víctima involuntaria los resultados podrían ser similares a un poderosísimo coche fuera de control a altas velocidades – puede ir a donde el conductor quiere, pero entonces podría salirse de la carretera y hacer una enorme cantidad de daño antes de detenerse.

Lo que nos lleva a la primera y más importante “regla” para el uso de la sangre en la magia – DEBE SER TU PROPIA SANGRE LA QUE UTILICES. La persona que está haciendo el hechizo con sangre, la realización de la ceremonia o el conjuro, es el individuo que tiene el poder – y por lo tanto él o ella tiene la más poderosa sangre en ese momento, y no debe tener miedo de derramar unas gotas. La sangre de nadie más será tan efectiva como la sangre de la persona que está realizando la magia.

¿Cuánta sangre utilizar?

Como la mayoría de las cosas en metafísica, la sangre es un símbolo muy poderoso, y un poco recorrerá un largo camino. La voluntad de someterse a un poquito de dolor (especialmente en nuestra cultura orientada al confort) y el acto de desprendimiento de preciosos fluidos corporales puede sumar enormes fuerzas que tienen poca relación con la cantidad real de sangre que utilices. Parecería que a mayor cantidad de sangre derramada, menos se puede uno enfocar en el acto y su verdadero significado, y al cabo de cierto punto, algunas personas simplemente se cansan y tratan de dejar que el poder de la sangre por si misma haga todo el trabajo. Aquí es donde los caballos de fuerza comienzan a salirse de control. Los que trabajan con hechizos de sangre tienen que tener el control en todo momento, con la mente para concentrarse y dirigir la fuerza de la sangre utilizada. Así que unas pocas gotas son ciertamente suficiente para cualquier ritual imaginable – al menos si los participantes tienen la responsabilidad para lograr un resultado positivo.

¿Cuándo se debe utilizar sangre en los rituales?

El uso de sangre en un hechizo o conjuro es algo muy serio. Un hechicero o bruja cautelosa dudarían en usar un hechizo con sangre en contextos mundanos (si la sangre funcionara para ganar la lotería todos seríamos ricos instantáneamente). El consenso parece decir que la sangre sólo se debe utilizar para proteger a los seres vivos de las amenazas graves para su vida y salud. Esto no quiere decir que un encanto de sangre debe ser utilizada para protegerse de un compañero de trabajo molesto pero inofensivo, o incluso de un jefe que puede estar escribiendo tu carta de despido. Hay otros métodos de protección y si estos no funcionan con los problemas mundanos, quizás es el propio karma que está pasando por un momento difícil.
Los rituales con sangre harán que tú y tus seres queridos sigan vivos y sanos, pero no prósperos y poderosos. La sangre es algo elemental y básico, y sólo se debe utilizar para los fundamentos, que no incluyen dinero y prestigio. ¿Tu pareja compró una motocicleta que llega a 300 kilómetros por hora? Por todos los medios, haz un hechizo de sangre por esta persona. ¿Un ser querido está por enfrentar una operación o cirugía? Una vez más, un hechizos con sangre puede ser el más adecuado en esta situación.

Magia con sangre: Conclusiones

La magia con sangre es muy eficaz para los seres vivientes – personas, seres queridos, árboles y la tierra. Es recomendable hacer un hechizo por cada vida, sin embargo, o el poder se diluye. Los encantos de sangre para los objetos inanimados confunden el tema – sólo parecen funcionar sobre sustancias vivas. Además, los objetos inanimados pueden ser más bien protegidos de otras maneras; si nuestro auto se daña, siempre podemos repararlo, o en tal caso comprar uno nuevo. Aquí entra en juego nuestra protección financiera, no necesariamente lo hacemos por el automóvil en sí mismo. En cambio, una cosa viva, una persona, no siempre puede salir completamente bien de una cirugía o de una enfermedad.

Lee también: Hechizos y amarres con orina y fluidos corporales

Y una última advertencia: los hechizos con sangre tienen una mala imagen pública, y la mayoría de la gente no puede escuchar más allá de la palabra “sangre” sin querer taparse los oídos. Lo mejor es mantener el foco en la magia liviana y positiva, guardando lo más pesado para uno mismo o dentro de un grupo cercano, y sólo ofrecer a hacer un encantamiento o hechizo de sangre a personas que estás seguro que lo harán bienvenido.