Inicio » Magia blanca » Inciensos y sus Poderes Sobrenaturales: Listado Completo A-Z

Inciensos y sus Poderes Sobrenaturales: Listado Completo A-Z

El incienso es una de las herramientas mágicas más comunes. Muchos practicantes de brujería usan incienso para casi todos los actos mágicos, desde simples meditaciones hasta rituales elaborados. El incienso utiliza nuestro sentido del olfato para ayudar a alinear al practicante y al espacio en donde se quema, con un estado de ánimo y energía deseados.

Los inciensos y sus poderes magicos

Los inciensos y sus poderes mágicos

Aquí veremos un listado de la A a la Z de todos los inciensos y sus poderes sobrenaturales. Pero antes, una introducción a los usos más comunes del incienso en Magia Blanca y hechicería:

  • Durante hechizos y rituales se quema incienso para ayudar a concentrar la energía y ayudar al practicante a lograr entrar en un estado de trance.
  • En la meditación se quema el incienso para ayudar al practicante a alcanzar estados de claridad, concentración y calma.
  • Se utiliza a menudo como una ayuda para lograr la proyección astral y el sueño lúcido.
  • En las purificaciones y exorcismos, se quema el incienso para purificar o santificar un área.
  • Al invocar a una deidad, el incienso que se asocia con esa deidad a menudo se quema a modo de ofrenda y muestra de respeto por la deidad y también para ayudar al practicante a establecer una mejor conexión con ella.
  • Desde el momento en que se quema el incienso, se invoca al elemento Fuego y se mantiene esta conexión durante todo el ritual.
  • Cada incenso también puede ayudarnos a conectarnos con las ideas y energías a las que está asociado.

Hay evidencia histórica en la mayoría de las culturas de que nuestros antepasados usaron incienso para fines sagrados y de curación. Ahora que ya entendemos por qué el incienso es una herramienta tan útil en la Magia y hechicería, veamos la lista de inciensos y sus poderes sobrenatuerales:

Listado de Inciensos y sus Poderes Mágicos

Acacia: Se quema junto con sándalo para estimular los poderes psíquicos.

Ajenjo: Se quema para estimular o aumentar los poderes psíquicos. Cuando se mezcla con sándalo y se quema por la noche en un cementerio, se dice que el ajenjo es capaz de conjurar espíritus de las tumbas.

Albahaca: Se quema para exorcizar y proteger contra las entidades malvadas (como demostraciones y fantasmas hostiles), y para atraer la fidelidad, el amor, la buena suerte, la simpatía y la riqueza. Este es también un incienso excelente para usar al realizar adivinaciones de amor.

Almáciga: Se quema para estimular o aumentar los poderes psíquicos.

Áloe: Se quema para atraer la buena fortuna, el amor, las vibraciones espirituales y la fuerza.

Altea: Se quema para la protección y para estimular los poderes psíquicos.

Artemisa: Se quema para ayudar a sanar, y para desterrar energías negativas y entidades sobrenaturales malvadas.

Benjuí: Se quema para la purificación y para atraer la prosperidad.

Bistorta: Se quema (a menudo junto con incienso) como un poderoso incienso para ayudar a la adivinación.

Brezo: Se quema para conjurar espíritus beneficiosos, y para producir magicamente lluvia.

Canela: Se quema para la protección y para atraer el dinero, estimula o refuerza los poderes psíquicos, y ayuda en curativo.

Los inciensos y sus poderes magicos

Los inciensos y sus poderes mágicos

Cedro: Se quema para la purificación, para estimular o para consolidar las energías psíquicas, atraer amor, prevenir pesadillas, y curar varias dolencias.

Citron: Se quema en los rituales para ayudar a la curación y también para fortalecer los poderes psíquicos.

Clavo: Se quema para disipar la negatividad, purificar espacios sagrados y mágicos, atraer dinero, y detener o prevenir la propagación de chismes.

Coco: Se quema para la protección.

Copal: Se quema para la purificación y para atraer el amor.

Damiana: Se quema para facilitar las visiones psíquicas.

Ditania de creta: Para conjurar espíritus y ayudar en la proyección astral (especialmente cuando se mezcla con partes iguales de benjuí, sándalo y vainilla).

Enebro: Se quema para estimular o aumentar los poderes psíquicos, y también para romper hechizos y maleficios lanzados por malvados hechiceros.

Énula: Se quema para fortalecer las facultades clarividentes y las habilidades de adivinación.

Flores de Hibisco: Se quema para atraer amor.

Fresa: Se quema para atraer el amor.

Fumaria (palomilla): Se quema para exorcizar demonios, espíritus, y entidades sobrenaturales malvadas.

Galanga: Se quema para romper las maldiciones lanzadas por otros hechiceros.

Raíz de Ginseng: Se quema para mantener a los espíritus perversos a raya, y para la protección contra todas las formas de mal.

Glicina: Se quema para la protección contra todas las formas del mal.

Gotu kola: Se quema para ayudar a la meditación.

Helecho: Se quema en los fogones al aire libre para producir la lluvia. También se utiliza para alejar entidades sobrenaturales malignas.

Jazmín: Se quema para atraer amor y dinero, y también para inducir sueños de naturaleza profética.

Laurel: Se quema para facilitar los poderes psíquicos, e inducir visiones de sueños proféticos.

Lavanda: Se quema para inducir el descanso y el sueño, y para atraer el amor (especialmente de un hombre).

Lila: Se quema para estimular o aumentar los poderes psíquicos, y también para atraer la armonía en la vida.

Marrubio: Se quema como incienso de ofrenda al antiguo dios egipcio Horus.

Masilla: Se quema para conjurar espíritus benéficos, estimular o aumentar los poderes psíquicos, e intensificar los deseos sexuales. Los poderes mágicos de otros inciensos se incrementan mucho cuando se agrega un poco de masilla.

Menta: Se quemas para aumentar el deseo sexual, exorcizar las entidades sobrenaturales malignas, conjurar espíritus beneficiosos y atraer dinero. El incienso de menta también posee fuertes vibraciones curativas y poderes protectores.

Mezquite: Los poderes mágicos de todos los inciensos curativos se incrementan poderosamente cuando se añade mezquite.

Mirra: Se quema (a menudo con incienso) para la purificación, la consagración, la curación, el exorcismo y el destierro del mal. La mirra también ayuda a los rituales de meditación, y era comúnmente quemada en altares en el antiguo egipto como una ofrenda a las deidades Isis y Ra.

Myrica o árbol de la cera: Se quema principalmente para atraer dinero.

Nuez moscada: Se quema para ayudar a la meditación, estimular o aumentar los poderes psíquicos, y atraer la prosperidad.

Olíbano: Se quema para disipar la negatividad, purificar los espacios mágicos, proteger contra el mal, ayudar a la meditación, inducir visiones psíquicas, atraer la buena suerte y honrar a las deidades paganas.

Los inciensos y sus poderes magicos

Los inciensos y sus poderes magicos

Pachulí: Se quema para atraer dinero y amor, y también para promover la fertilidad.

Pimienta de Jamaica: Se quema para atraer buena suerte y dinero.

Pino: Se quemas para la purificación, y para banir las energías negativas, exorcizar las entidades sobrenaturales del mal, y atraer dinero, así como para romper conjuros y devolverlos a sus remitentes.

Romero: Se quema para purificar, ayudar en la curación, prevenir pesadillas, preservar la juventud, disipar la depresión, atraer a las hadas y promover el sueño reparador y los sueños agradables.

Rosa: Se quema para endulzar a una persona, inducir sueños proféticos, y atraer el amor. El incienso de rosa se usa en todas las formas de encantamiento de amor y posee la vibración de amor más fuerte de cualquier incienso mágico.

Ruda: Se quema para ayudar a restaurar la salud.

Salvia: Se quema para protegerse contra todas las formas de maldad, y para purificar espacios sagrados y herramientas rituales, promover la sabiduría, atraer dinero y ayudar a sanar el cuerpo, la mente y el alma.

Sándalo: Se quemas para exorcizar demonios y fantasmas malignos, conjurar espíritus beneficiosos y promover la conciencia espiritual. El incienso de sándalo también es utilizado por muchas brujas en los rituales de sanación y en la magia de deseos.

Sangre de dragón: Se quema para disipar la negatividad, exorcizar las entidades sobrenaturales malignas, atraer el amor, y restaurar la potencia masculina. Muchas brujas también queman incienso de sangre de dragón para la protección durante hechizos y conjuros. Cuando se agrega a otros inciensos, la sangre de dragón hace que los poderes mágicos sean más fuertes.

Sauce: Se quema para evitar el mal, atraer el amor, y promover la curación. También es usado por muchas brujas como un incienso de ofrenda para las deidades lunares paganas.

Semillas de anís: Se quema como un incienso de meditación.

Semillas de amapola: Se quema para promover la fertilidad femenina, y para atraer el amor, la buena suerte, y el dinero.

Semillas de anís estrellado: Se quema para estimular o aumentar los poderes psíquicos.

Tomillo: Se quema para la purificación de los espacios mágicos antes de los rituales, para ayudar en la curación y para atraer buena salud.

Vainilla: Se quema para atraer el amor, aumentar el deseo sexual, mejorar los poderes de la mente.

Verbena: Se quema para exorcizar las entidades sobrenaturales malvadas.

Vetiver: Se quema para romper las maldiciones, y para la protección contra la brujería (magia negra) y los ladrones.

Violeta africana: Se quema para la protección y para promover espiritualidad dentro del hogar.