Inicio » Magia blanca » Meditación y Brujería ¿Es necesario meditar para hacer hechizos?

Meditación y Brujería ¿Es necesario meditar para hacer hechizos?

Hay brujas principiantes y jóvenes que se adhieren a la meditación con bastante rapidez y naturalidad, y otras que se encuentran renegando durante años. La meditación parece ser una de esas cosas que amas u odias.

Meditación y brujería

Meditación y brujería

Algunos tienen problemas para entrar o permanecer en el estado mental adecuado. Para otros, es una cuestión de disciplina – quieren meditar más a menudo, pero no logran establecerlo como parte de su rutina diaria. Al sólo meditar esporádicamente, no se cosechan muchos beneficios – y ya que no se están cosechando beneficios de inmediato, se ven menos motivados a cumplir con una rutina. Por último, hay quienes ven a la meditación como una práctica aburrida e indeseable.

Es así que muchos aprendices de hechiceros y brujas, especialmente, jóvenes y nuevos en las artes pero con ganas de empezar, se deben estar preguntando ¿es realmente necesario meditar?

La meditación forma parte de la base para aprender a practicar la Magia. No es que no se pueda practicar la brujería sin ella… ciertamente hay quienes dejan la meditación un poco de lado. Pero realmente, una bruja que no quiere meditar es como un atleta que no quiere hacer ejercicios para aclimatar su cuerpo. No importa lo bien que lo hagas, podrías haberlo hecho mejor si hubieras hecho los sencillos y básicos ejercicios que mejoran tu función y rendimiento general. No importa cuánto talento se tenga, todos los hechiceros y brujas, principiantes o avanzados, se benefician y mejoran sus prácticas con la meditación. No sólo eso, sino que incluso entre quienes ya tienen larga experiencia, se pueden ver claros brotes de crecimiento espiritual al alcanzar niveles más profundos y avanzados de meditación.

La Meditación en la Brujería

¿Cuál es el problema con la meditación?

Es fácil ver que algunas personas no se sienten atraídas a la meditación; Particularmente las personas criadas en las sociedades occidentales modernas. Al estar bombardeados con estilos de vida cada vez más intensos, demasiados estímulos, publicidad, gratificación instantánea, responsabilidades variadas y tener el lujo de tantas opciones, para la mayoría de nosotros es imposible callar la mente por un largo tiempo. Nuestras mentes tienden a deambular como niños sueltos en un centro comercial en Navidad. Nos preocupa el futuro, revivimos el pasado, imaginamos realidades alternativas (fantasear con “qué pasaría si”). Pensamos en las cosas que queremos, las cosas que no queremos, las cosas que probablemente nunca tendremos. Hacemos estrategias y nuevos planes cada vez, nos preocupamos por estar entretenidos constantemente en lugar de simplemente aceptar las cosas por lo que son.
La mente corre hacia delante, hacia atrás y hacia los lados con tanta frecuencia que en alguna parte del camino dejamos de poder vivir en el momento. En nuestras vidas modernas ya no se fomenta el valor de la quietud interior. Esta es la razón por la que muchas personas luchan con la meditación y la encuentran como algo tan pesado.

Otro problema con la meditación es que hay un montón de malos consejos que podemos encontrar. Por ejemplo, el mito de “apagar tu mente” frustra a aquellos que piensan que necesitan literalmente apagar sus cerebros. Esta es una idea falsa, sin embargo, mucha gente al intentar meditar tropieza desde el principio porque se encuentran incapaces de hacer esto.

Otras personas oyen anécdotas sobre proyección astral y visiones, y al no tener estas experiencias profundas cada vez que meditan se desalientan. Si bien estas experiencias son realmente muy espirituales y pueden suceder, no son el objetivo de la meditación cotidiana. Además, para la mayoría de la gente son algo que viene con mucho tiempo – no debes comenzar con la expectativa de que tendrás una experiencia que cambie tu vida hoy.

Cómo ayuda la meditación en la brujería

meditacion brujeria

Meditacion y brujeria

En general, la meditación es una práctica muy saludable para casi cualquier persona. Se sabe que ayuda a aliviar el estrés, reduce la presión arterial, alivia la depresión, ayuda a las personas a lidiar con la adicción o el dolor crónico y una serie de otros beneficios para la salud.

Para la Bruja en particular, la meditación ayuda a:

  • Entrenar tu mente para concentrarte en una meta durante largos períodos. La práctica de la Magia es mucho más que murmurar sobre velas y arrojar unos cuantos ingredientes. La mente (el enfoque y la concentración) es lo que realmente hace que funcione.
  • Te enseña a alterar deliberadamente tu estado de conciencia. El estado ideal de la mente para el funcionamiento mágico y psíquico es el estado Alfa, cuando las ondas cerebrales están entre 8 y 12 ciclos por segundo. Es en este estado de la mente, que está entre el estado alerta y el sueño, cuando tenemos un mayor acceso al subconsciente, mientras que todavía estamos conscientemente en control.
  • Aumentar la sensibilidad a las energías. El estado Alfa – un trance ligero – es cuando la antena interna está más sintonizada y receptiva a la intuición y a las energías. Esto mejora tu capacidad de sentir y aumentar la energía.
  • Te enseña a controlar los pensamientos y las emociones para que no surjan en los momentos equivocados. Cuando estás haciendo un hechizo, estás proyectando tu voluntad en forma de energía hacia un objetivo. Imagina la energía como un láser – cuanto más concentrado el haz, más poderoso es. Las dudas o las emociones incorrectas si se mezclan con esa energía actúan como un difusor. Debilitan y dispersan la energía que estás tratando de dirigir.

Lo que realmente es la meditación

La meditación es un término amplio que abarca muchas prácticas y objetivos. Pero para las meditaciones diarias para mejorar la mente, debemos enfocarnos en la meditación consciente. Esta es la capacidad de calmar la mente y simplemente vivir en el momento. Es un estado semi-hipnótico en el que estamos relajados pero alerta, donde se puede encontrar un lugar de calma interior y paz mental.

La meditación no significa que ponemos la mente en blanco. No debe sentirse como si hubieras dejado la realidad. No es perder el control ni entrar en un trance (es posible, pero éstas serían técnicas avanzadas y hechas deliberadamente, no es algo que debe hacerse a diario, y ciertamente no se debe tener miedo de perder la conciencia).

La meditación es en realidad un estado elevado de conciencia. No deberías estar tratando de hacer nada, porque eso contradice el propósito de la meditación. La meditación es un estado de ser, no de hacer. Es aprender a sólo “ser”. Atraer la atención al estado de ánimo y nuestra relación con el entorno en el ahora. Esto se hace sin tratar de forzar o guiar los pensamientos, sin quedar envuelto en ellos y sin dejarlos arrastrar nuestra atención lejos del momento.

Meditacion y hechiceria

Meditación y hechicería

No se necesita mucho para empezar – sólo intentar 5 minutos por día para lograr el hábito y sentirse cómodo con la práctica. Puedes aumentar la duración de tus sesiones gradualmente, y así mejorar tu capacidad para entrar y mantener un estado meditativo con la práctica.

Si eres un principiante en la hechicería, considera la meditación como una parte de tus ejercicios de condicionamiento diario (para condicionar tu mente). Encontrarás que una vez que comienzas a practicar este trabajo de energías junto con tus hechizos, obtienes resultados cien veces más efectivos. Incluso si has estado practicando la Magia ya por un tiempo, pero no has prestado mucha atención a tus meditaciones, puedes renovar tu compromiso y darle una oportunidad – te sorprenderá cómo le das un impulso a tus habilidades.

Meditaciones Guiadas

Si necesitas más ayuda para comenzar a meditar, te recomiendo seguir un programa de meditaciones guiadas. La web www.meditacionesguiadas.com ofrece todo tipo de meditaciones para relajarse, aprender a respirar correctamente, purificar y limpiar el aura, y la energía de nuestro cuerpo, conectarnos con el mismo y conseguir paz como también limpiar y proteger nuestro hogar.

¡Felices meditaciones!